Errores más comunes en el cultivo de marihuana (segunda parte)

0 1595
[Total:0    Promedio:0/5]

Paciencia y aprender de los errores es la principal conclusión que se podía extraer de la primera entrega de este artículo sobre los errores más comunes que comenten las personas que se inician en el mundo del cultivo de la marihuana para consumo propio.

Nada mejor que saborear el fruto de tu trabajo tras haber pasado semanas pendiente del cultivo, crecimiento y cosecha de tu planta de marihuana.cultivo_interior_con_ventilador

Cuando es de cultivo propio, parece que sabe hasta mejor. Y disfrutas de ese momento tranquilamente, degustando cada calada y disfrutando del aroma que de las mismas se desprende.

Y sin embargo, para conseguirlo, reconoce que has tenido que aprender mucho a lo largo de todo el proceso anterior. Aprendizaje que se adquiere a través del error, también. Y eso no tiene nada de malo, al contrario, hay que equivocarse para entender, muchas veces, como funciona el desarrollo de una planta y así poder aplicar lo aprendido en el siguiente cultivo que vayamos a realizar.

Por eso, porque de los errores se aprende, hemos querido crear un par de artículos en los que se refleje, según los pasos a seguir en el orden de cultivo de una planta, los errores mas comunes que se cometen en cada uno de ellos y la mejor manera de evitarlos, si bien es cierto, que se trata, por supuesto, de aspectos generales, porque luego, todo eso puede variar en función del tipo de semillas elegidas, del lugar donde se cultivan o la época del año en la que se realiza.

P1060931

Y si en la entrega anterior hablábamos de la importancia de la elección de semillas de cultivo sencillo, de germinarlas sin ahogarlas en agua y de escoger bien el tipo de macetas, sustrato y armario de cultivo, en esta segunda entrega hablaremos, entre otros aspectos de la importancia del control de luz, regadío o humedad, entre otros aspectos. ¡Arrancamos!

Elección de la luz: el tipo de luz es esencial para el buen desarrollo de una planta, especialmente si estamos hablando de un cultivo en un armario de interior, donde la única luz que reciban nuestras plantas será aquella que nosotros le proporcionemos.

4479_kit-iluminacion-electronico-sylvania-600w-mixto

En este sentido, hay que tener en cuenta que la luz que necesitan las plantas en cada fase no es siempre la misma y, por tanto, deberemos seleccionar un tipo de luz o distancia de la misma hacia las plantas, acorde con el momento de crecimiento de la planta. Pero no sólo eso. No podemos olvidar que la luz es una fuente de calor natural y que, por tanto, dependiendo de su intensidad, también variará la temperatura de nuestro armario de cultivo. Es por eso que, en esta fase, también necesitaremos hacernos (si es que no lo tenemos ya), con un termómetro.

Volviendo a la luz, existen diferentes tipos de iluminación, según la potencia de las lámparas que escojas, además de otros productos adicionales con los que podrás programar el tiempo de exposición de luz. Hay lámparas o bombillas que,además, permiten regular los watios que se deben emitir en función de la fase de desarrollo de la planta. Por supuesto, cuanto más automatizado sea todo, más caro será. Al principio, consideramos que es mejor llevar un control manual, de manera que tú mismo puedas ver, en cada momento, qué tipo de luz necesitan tus plantas, al mismo tiempo que controlas la temperatura.

Control del aire. Al igual que tú, las plantas también necesitan respirar y, por tanto, tienen que tener aire en el armario que se 691_extractor-tubular-RVK-piensaenverdeencuentren y, por supuesto, el aire no puede estar ni contaminado, ni enviciado, por lo que, en este sentido, es importante que no te olvides de un sistema de inserción y extracción de aire, que suele ser uno de los fallos de las personas que comienzan. El error más común suele ser el de emplear, simplemente, un ventilador, por ser lo más “casero” y algo que se puede tener en cualquier casa y, por tanto, no hace falta inversión. Sin embargo, el ventilador lo único que hace es expandir el aire. Si bien esto también es necesario, es malo que el aire que se expanda sea nocivo para nuestra planta, por lo que, queda claro, también necesitamos el sistema anteriormente mencionado.

Un sistema que deberá escogerse en base al número de plantas que estemos cultivando y al tipo de armario que hayamos comprado. La variedad, como siempre, es amplia y hay para todos los gustos, necesidades y bolsillos.

Control de la humedad. Comentábamos en la anterior entrega que las semillas de marihuana necesitan estar en un entorno húmedo para poder eclosionar, pero que esa humedad no sea nunca en exceso. Por eso es un error insertarlas en un vaso de agua. Una vez han eclosionado, las plantas de marihuana siguen necesitando humedad. Al principio el grado de la misma será muy alto, pero a medida que va avanzando en su crecimiento, éste irá disminuyendo.

5242_humidificador-mini-3

Humidificador

La humedad se puede dar teniendo en cuenta el calor y el agua que contengan nuestras plantas, pero nunca será suficiente en el caso de que estemos cultivando en un armario de interior. Por eso, es necesario que contemos con un sistema de humidificación de nuestro cultivo y, por si fuera necesario, un sistema de deshumidificación. Y, una vez más, para controlar el nivel de humedad de nuestro armario, necesitaremos un termómetro o controlador que nos dé este dato, ya que calcular a ojo de buen cubero al principio es realmente difícil y, además, nunca será tan precisa como la de un controlador.

Deshumidificador

Deshumidificador

El uso de estos sistemas es realmente importante si no queremos que nuestra planta enferme y, por tanto, sea más propensa a contraer plagas o enfermedades o que tengamos que sacrificarla por no haber tenido en cuenta este dato.

Elección del sistema de riego. La carencia o exceso del mismo,2822_kit-riego-xl-piensaenverde especialmente en la primera fase del crecimiento de nuestro planta de marihuana suele dar lugar a estos errores. Errores que, de no saber subsanarlos, convierten a nuestra planta en un ser mucho más débil o de menor calidad, además de afectar a su crecimiento y desarrollo. Lo más común suele ser regar demasiado la planta por falta de desconocimiento, pero en estos casos, lo que conseguiremos es que la planta no pueda absorber todos los minerales y componentes que hemos incluido en el abono y que contribuyen al desarrollo de nuestra planta. Por eso, los sistemas de riego nos ayudan a controlar estas situaciones. Ante el exceso de riego, además, puede que necesites algunos accesorios extra que encontrarás en esta sección.

El fertilizante. En este sentido, el error más común suele ser el de echar en exceso, tanto en cantidad como en veces. Por eso, lo mejor será que comencemos echando fertilizante a nuestras plantas en una cantidad no muy excesiva y no todas la veces que riegues tus plantas. En el caso de la cantidad, por ejemplo, se puede echar 1ml por cada litro de agua y dejar actuar durante dos o tres días. Si observamos que pasados esos días nuestras plantas siguen conservando el color verde que se espera de ellas, entonces, estarás en la medida correcta, pero si por el contrario comenzamos a observar que la punta de las hojas comienza a retorcerse, es que hay que bajar la dosis. Bájala a la mitad y vuelve a probar. Tú mismo te darás cuenta de la cantidad y veces que tus plantas necesitan fertilizante. No olvides que el mismo también se queda en las macetas en las que van creciendo las plantas y, por tanto, no es necesario que incluyas fertilizante cada vez que riegues las plantas.

5304_kit-tierra1

Secado del cannabis en la fase de floración. Este es un error bastante común, ya que venimos de una fase en la que hemos tenido que bajar la dosis del agua y del sustrato empleado para comenzar otra nueva etapa en la que nuestra planta necesita una mayor cantidad de agua. Así que en los cultivadores que empiezan, es normal que se les sequen las plantas. Para evitar que esto te pase a ti, recuerda que llegada esta fase hay que aumentar el riego si no quieres que tus plantas pierdan su color y se marchiten, pero tampoco te excedas. Como mencionábamos en el apartado del fertilizante, lo mejor es ir probando poco a poco y verás cómo la planta responde a lo que tú le des.

cannabis-secando

Os deseamos un feliz cultivo teniendo en cuenta estos errores y nos vemos en la próxima entrega del blog y, mientras tanto, en nuestra tienda on line pevgrow.com y en nuestras redes sociales.
Por Noelia Jiménez, Equipo de Piensa En Verde

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Qué es pevgrow.com
PEV Grow nace en el año 2009, es una empresa ubicada en Valencia, ciudad costera del este de España. Nace después de un año de intenso trabajo con el fin de asesorar sobre el uso y la utilización de las conocidas semillas de marihuana. Enviamos semillas a cualquier parte del mundo...