Hay 178 productos

Vaporizadores de cannabis 

La vaporización es una de las formas más saludables de consumir cannabis. Los vaporizadores calientan la marihuana lo suficiente para liberar la codiciada resina de cannabis en forma de vapor, ahorrándote la necesidad de inhalar humo tóxico del porro de cannabis, evitando así hacer llegar a tus pulmones partículas calientes e irritantes derivadas de la combustión de la materia vegetal. Desafortunadamente, existe un número casi abrumador de tecnologías de vaporización que entran en mercado.

¿Cómo se distinguen los vaporizadores de calidad? Para ayudarle, aquí está la última guía para compradores de vaporizadores.

Cómo elegir un buen vaporizador?

Vamos a definir las características fundamentales que debes de tener en cuenta a la hora de elegir un buen vaporizador

Comenzamos!!

El Control de temperatura

Para obtener el máximo beneficio a tu cannabis, la temperatura es extremadamente importante. Las altas temperaturas pueden quemar o degradar los cannabinoides. Diferentes compuestos de cannabis también tienen diferentes puntos de ebullición, lo que significa que se necesita una cantidad específica de calor para que pasen de estado líquido y sólido a gas.

El punto de ebullición para el THC es de 157°C. Sin embargo, el punto de ebullición aumenta ligeramente cuando el contenido de cannabis se encuentra en un recipiente cerrado bajo presión y además viene acompañado por más de 400 compuestos químicos que forman parte de la resina. La mayoría de los vaporizadores se calientan en el rango de temperaturas de 180-200°C.

No todos los vaporizadores permiten ajustar la temperatura. Diferentes productos de cannabis se vaporizan mejor a diferentes temperaturas. Los aceites y extractos glicerinados, por ejemplo, necesitarán una temperatura más alta que la flor seca.

Convección vs. Conducción

El mecanismo de calentamiento para el vaporizador puede afectar enormemente la experiencia general de vapeo. Ciertos tipos de mecanismos de calefacción son más saludables que otros.

Por ejemplo, con el calentamiento por convección, el elemento nunca toca la materia vegetal. Más bien, el filamento caliente derrite la resina cerosa de la planta de cannabis y crea vapor, haciendo un verdadero vapor.

El calentamiento por conducción es un método de vaporización más barato y común. Desgraciadamente, el elemento calefactor toca directamente las plantas en este tipo de vaporizadores.

Esto significa que el vaporizador es más propenso a quemar el material vegetal de una manera similar al fumar. Los vaporizadores conductores también son menos propensos a calentar uniformemente.

Si estás invirtiendo en un vaporizador para no tragar humo de combustión, un mecanismo de calentamiento por convección sería la opción más saludable. Sin embargo, aquellos que buscan una forma económica y conveniente de consumir pueden ver mejor opción el adquirir un vaporizador por efecto conductivo.  

Aunque los vaporizadores por conducción pueden causar combustión, pueden calentar el producto de cannabis a baja temperatura. Calentar lentamente a baja temperatura crea un vapor de calidad sin tener que degradar el cannabis.

Materiales de fabricación

Para una experiencia de vaporización más segura, es importante prestar atención a los materiales con los que se fabrica el dispositivo. Ciertos compuestos, como los plásticos, crean gases cuando se exponen al calor o a cambios extremos de temperatura.

Los vaporizadores que contienen plásticos cerca de un elemento calefactor deben ser evitados, ya que pueden liberar productos químicos como el BPA (Bisfenol A),  en su vapor, el BPA es un compuesto que actúa de manera similar al estrógeno en el organismo. Este compuesto forma parte de los aditivos utilizados en la fabricación de plásticos.

Ciertos metales también pueden ser problemáticos. Algunos metales tienen mejor resistencia al calor que otros. Los metales pueden oxidarse a altas temperaturas, lo que libera potenciales carcinógenos en su producto vaporizado. .

Para evitar esto, puedes optar por los materiales utilizados en los vaporizadores de alta gama que han sido testados en laboratorio, por ejemplo:

  • Titanio de grado 1 o 2
  • Acero inoxidable de grado médico (o acero quirúrjico).
  • Cerámica
  • Vidrio


    Si tu vaporizador contiene estos cuatro materiales, puedes considerar el adquirir otro de mejores prestaciones y materiales:


  • Aluminio
  • Aleación de titanio
  • Otras aleaciones metálicas
  • Plásticos

Vaporizador portátil o de sobremesa

La siguiente gran decisión a tomar en la compra de un buen vaporizador es elegir entre una opción portátil o de sobremesa. Como los conceptos te sugieren, un vaporizador de sobremesa es difícil de transportar y se supone que es más bien una pieza de inversión para quedarse en casa y disfrutar una vez te sientes en el sofá.

Los vaporizadores portátiles son mucho menos costosos y más fáciles de usar, pero son más limitados en sus funciones y en la calidad del vapor obtenido. Es más probable que los vaporizadores portátiles utilicen calefacción por conducción.

Los vaporizadores de sobremesa son más propensos a ser vaporizadores de convección, ya que la tecnología de convección puede ser más sofisticada que los métodos de conducción. Muchos también tienen ajustes de temperatura mejorados, accesorios nítidos y son más versátiles en todas partes.

Desafortunadamente, las formas de sobremesa a menudo vienen con un precio muy alto.

En el caso de vaporizadores portátiles tipo bolígrafo, los cuales,  son algunos de los vaporizadores más comunes, cuando compres una batería para este tipo de vaporizador, el tipo más común es una opción roscada de 510 hilos. Si adquieres una de estas, que sea con botón.

Las baterías con un botón son un poco más duraderas y a menudo tienen mejores opciones de control de temperatura que las baterías sin botón. 510 baterías roscadas se pueden comprar en la mayoría de los grow shops.  

En PEV Grow podrás encontrar toda una gama de vaporizadores de calidad al mejor precio del mercado

Las mejores marcas a tu alcance…

Vapea siempre con los mejores!!