Peyote, San Pedro y toda la info acerca de los mejores cactus de mescalina

Tiempo de lectura 5 minutos

 

Imagen de varios cactus destacando uno de ellos con una copa ganadora
Imagen de varios cactus destacando uno de ellos con una copa ganadora

 

Aunque hay varias especies de cactus que contienen mescalina, sin lugar a dudas los más famosos del mundo son Peyote y San Pedro, ambos del continente Americano. Estos vegetales eran totalmente desconocidos para la mayoría del planeta hasta hace relativamente poco tiempo, cuando se empezó a extender su uso gracias a algunas publicaciones que hablaban de sus efectos.

De hecho hace unos años se cambió la clasificación de muchos de estos vegetales, y los que ahora se etiquetan como Echinopsis, antes se conocían como Trichocerus, pero ¿Qué tiene de especial esa sustancia y por qué despertó tanta expectación? En este artículo puedes ver toda la información acerca de la mescalina, su historia, consumo y efectos. Pero si lo que te interesa es saber cuáles son los mejores cactus de mescalina del mundo, continúa leyendo esto…

 

 

⭐ Top 10 mejores cactus con mescalina

 

 

1- Lophophora Williamsii

Más conocido cómo Peyote, se ha ganado a pulso estar en la primera posición de nuestro ranking por los millones de experiencias reveladoras que ha regalado a cientos de miles de usuarios desde hace siglos. Es la especie de cactus que mayor concentración de mescalina tiene por peso, hasta un 6%, y además contiene otros alcaloides como la peyotina, que parece potenciar el efecto psicoactivo. Su crecimiento es muy lento y los nativos los llaman botones por su forma abultada, y su popularización mundial vino después de publicaciones como “The doors of perception” de Aldous Huxley o “Las enseñanzas de Don Juan” de Carlos Castañeda.

Fotografía de muchos Peyotes Lophophora Williamsii en un cultivo de exterior*
Fotografía de muchos Peyotes Lophophora Williamsii en un cultivo de exterior*

 

2- Echinopsis Pachanoi

El mítico San Pedro, este es mucho más fácil de encontrar que el Peyote, ya que hace unas décadas fue importado masivamente y ahora se puede encontrar de manera ornamental en muchos lugares públicos de Europa o América. Muy potente también, en su forma seca contiene del 1% al 4% de mescalina, aunque no llega al extremo del Lophophora Williamsii en cuanto a intensidad. Su forma es alargada, con varias costillas, y contienen púas rígidas y largas. El crecimiento del San Pedro es muy rápido, por esta razón su pie se utiliza para injertar otros cactus de lento desarrollo.

Imagen de un San Pedro Echinopsis Pachanoi*
Imagen de un San Pedro Echinopsis Pachanoi*

 

3- Lophophora Decipiens

Hasta hace unos años se pensaba que el Decipiens era una subespecie del Lophophora Williamsii, pero en una reciente clasificación de estos cactus se separaron. El Decipiens es más grande en todos los sentidos, su flor puede ser rosa o magenta, aunque en algunos individuos puede ser blanca también. Pero la mayor diferencia entre ellos radica en la velocidad de crecimiento, mucho mayor en los Decipiens que en los Williamsii. Esta variedad de Peyote está poco estudiada, pero puede llegar a tener más del 3% de mescalina una vez seco.

Imagen de un Peyote Decipiens en floración*
Imagen de un Peyote Decipiens en floración*

 

4- Antorcha Boliviana

Tal como indica su nombre, este cactus crece en las montañas de Bolivia, aunque su nombre real es Echinopsis Lageniformis, y es muy parecido en aspecto al San Pedro Pachanoi. Es muy resistente, algo que facilita en gran medida su cultivo, si lo tratas bien puede llegar a alcanzar hasta 5 metros, pero su contenido de mescalina es inferior al de los anteriores, en torno al 0,56% en seco.

Fotografía de un Echinopsis Lageniformis o Antorcha Boliviana cultivado en exterior*
Fotografía de un Echinopsis Lageniformis o Antorcha Boliviana cultivado en exterior*

 

5- Antorcha Peruana

Otra variedad parecida al Pachanoi, también conocida como Echinopsis Peruviana, y crece en la cordillera de los Andes, tanto en Perú como en Ecuador. Su crecimiento es muy rápido también, columnar, y puede llegar a medir hasta 6 metros. No requiere de grandes cuidados, tierra especial para cactus y pocos riegos excepto en verano. Efecto psicodélico intenso similar al Peyote, aunque su concentración de mescalina es menor, hasta el 0,81% en seco.

Imagen de la punta principal de una Antorcha Peruana*
Imagen de la punta principal de una Antorcha Peruana*

 

6- Echinopsis Puquiensis

Emparentado con el Echinopsis Peruvians, este cactus también es de Perú, de la región de Puquia. Es un gran desconocido para muchos, que lo suelen confundir o bien con el mismo Peruvians o con el Pachanoi, al que se parece realmente más en aspecto. Aunque su contenido de mescalina puede ser entre el 0,11% y el 0,50% de su peso en seco, su efecto es bastante potente también, aunque no suele producir muchas visiones.

Fotografía de un Echinopsis Puquiensis donde se ven sus prominentes púas*
Fotografía de un Echinopsis Puquiensis donde se ven sus prominentes púas*

 

7- Echinopsis Cuzcoensis

Una especie de San Pedro más pequeña, puede llegar a medir 3 metros, pero de tallo robusto de hasta 15 cm de diámetro. De adulto puede llegar a tener hasta 7 costillas, con unas púas de hasta 3 cms de longitud. Su concentración de mescalina se sitúa entre el 0,14% y el 0,22%, y el efecto es muy parecido al del Pachanoi, llega poco a poco y no llega a ser tan psicodélico como el del Peyote.

Imagen de bellos ejemplares de Echinopsis Cuzcoensis en flor*
Imagen de bellos ejemplares de Echinopsis Cuzcoensis en flor*

 

8- Echinopsis Bridgesii

Crece en distintas zonas de Bolivia, y en aspecto es bastante similar al Cuzcoensis. Es bastante desconocido también para el público en general, pero el tipo de efecto es muy agradable también, muy similar al del famoso San Pedro Pachanoi, aunque con un porcentaje de mescalina bastante inferior.

Fotografía de un Echinopsis Bridgesii donde se puede apreciar sus largas púas*
Fotografía de un Echinopsis Bridgesii donde se puede apreciar sus largas púas*

 

9- Echinopsis Schoenii

Es una especie bastante rara en general, sobre todo en las necesidades de cultivo. De aspecto muy similar al Echinopsis Santaensis, su contenido de mescalina es idéntico al del Cuzcoensis, o sea entre 0,14% y 0,22% que también puede crecer por la misma zona que este, al sur de Perú, así que es posible que estén emparentados.

Imagen de Echinopsis Schoenii en su hábitat natural*
Imagen de Echinopsis Schoenii en su hábitat natural*

 

10-Echinopsis Macrogona

Es una variedad o variación del Peruvians, muy similar en todo, tanto que hace falta ser experto para poder diferenciarlos fácilmente. Crece de forma columnar, puede medir hasta 3 metros y su diámetro rara vez supera los 5 cm. Su cultivo es realmente fácil, apenas pide agua excepto en los meses de más calor.

Fotografía donde se ve varios cactus Echinopsis Macrogona al natural*
Fotografía donde se ve varios cactus Echinopsis Macrogona al natural*

 

 

Comprar Amnesia Lemon Auto Pev Semillas

Comprar E-liquids ARAE

⛳ Conclusión

 

 

Existen muchos tipos de cactus que contienen el alcaloide mescalina en diferentes concentraciones. Al igual que ocurre con el cannabis y el THC, la mescalina no actúa en nuestro cuerpo en solitario, el efecto de una variedad de marihuana lo marcan la combinación entre los distintos cannabinoides, terpenos y otros compuestos, y con estos cactus ocurre lo mismo, por eso no hay que fijarse sólo en el contenido de este alcaloide.

Queda mucho todavía por descubrir acerca de estos vegetales tan especiales y en Pevgrow estaremos atentos a todas las novedades para teneros lo mejor informados dentro de nuestras posibilidades. Si te ha gustado el artículo nos haces un favor si lo compartes, nosotros te lo agradecemos de antemano.

 

[Total: 2   Promedio: 5/5]
Fran Quesada Moya
Fran Quesada Moya
Redactor de Pevgrow, activista y freaky del cannabis en todos sus ámbitos, en especial la crianza y el desarrollo de nuevas variedades.
Ver más artículos
2 comentarios en “Peyote, San Pedro y toda la info acerca de los mejores cactus de mescalina”
  1. En los 70 los comíamos en forma gelatinosa y se llamaban Mescalitos, a 300 de las antiguas pesetas, menudas fiestas

    • Seguro que eran una locura aquellas fiestas! 🤪

Deja un comentario