La guía definitiva del aceite de marihuana

1 1552
[Total:27    Promedio:4.2/5]

 

 

Empleado por todas las civilizaciones desde que el hombre es hombre, el aceite de cannabis posee unas propiedades que pueden ayudar a mejorar la salud del hombre, tal y como han demostrado diferentes estudios científicos. Hablamos de su historia, de cómo elaborarlo, los usos que se le pueden dar y, por supuesto, de sus beneficios.

 

Imagina que vives con intensos dolores de cabeza, que tu estado de salud va empeorando de día en día y que todos los medicamentos que recetan los médicos no surten efecto alguno en ti, sino todo lo contrario. ¿Te suena? ¿Conoces algún caso? Pues en este artículo voy a intentar solventarte dudas, derribar algunos mitos e incluso tendremos tiempo para contentar una historia de éxito muy real. Que, ¿qué te estoy contando? Lee, lee.

 

No es ningún secreto los beneficios y efectos positivos que el aceite de cannabis tiene sobre la salud humana, un producto que ya se ha venido empleando desde la antigüedad, a pesar de que su uso haya estado prohibido durante generaciones y que ahora también avala la comunidad científica.

 

Infografia sobre el aceite de marihuana

 

Infografia sobre los multiples beneficios del aceite de cannabis

Infografia sobre los multiples beneficios del aceite de cannabis

Comparte esta infografía en tu sitio web

 

¿Qué es el aceite de cannabis?

 

Sabemos que si has llegado hasta aquí es porque el término aceite de marihuana no te suena a chino, pero ¿sabes qué? ¿Qué contiene el aceite de marihuana? Se trata de un aceite elaborado a base de una mezcla de aceite de oliva/o de semillas de cáñamo, de primera presión en frio con un extracto concentrado de Cannabis, en ese aceite encontrarás cannabinoides como el THC, CBD, CBN etc… 

 

Su uso es muy diverso, así como la forma de consumirlo, si bien es cierto que, en la mayoría de los casos, se hace de manera oral. Por esta razón y especialmente cuando el fin es terapéutico y no se ha consumido nunca antes cannabis, son muchas las personas que se preguntan, ¿qué sabor tiene el aceite de cannabis?

 

Todo depende de la manera en la que se fabrique. La más habitual, natural y la que más personas recomiendan, es la ya mencionada mezcla con aceite de oliva virgen extra. Algo que no es de extrañar teniendo en cuenta el agradable sabor y aroma que este producto tiene y que continúa presente en el aceite de cannabis. Además, también se puede percibir un agradable sabor herbáceo, como si de una infusión se tratara. En este sentido, también influye mucho el sabor de la variedad del extracto de Cannabis que se emplee, siendo la semilla elegida para hacer el cultivo, esencial para su riqueza en cannabinoides y terpenos.

 

Propiedades del aceite de cannabis

 

Como bien sabes y hemos venido diciendo desde el comienzo del artículo, la lista de propiedades que se asocian al aceite de cannabis son realmente amplias, sobre todo terapéuticas aunque también puede usarse de forma recreacional ya que tiene una toxicidad menor que la de un porro.

 

El aceite de marihuana tienen multiples propiedades.

El aceite de marihuana tienen multiples propiedades.

En este articulo he descubierto las increibles propiedades del #aceite de marihuana Clic para tuitear

Volviendo a las propiedades del aceite de cannabis, según un estudio publicado en Research Gate en diciembre de 2015, algunos de las pricipales son:

 

-Propiedades analgésicas: por este motivo consumir aceite de cannabis ayuda a reducir los dolores provocados por la fibromialgia, los golpes, la artrosis o la artritis, entre otros.

 

-Propiedades antiinflamatorias: tanto internas como de la piel (uso tópico), por lo que el uso del aceite de cannabis también se emplea en casos de acné, por ejemplo.

 

-Propiedades vasodilatadoras: de ahí que alivie los síntomas de las varices y sea bueno para la salud cardiovascular. Todo ello relacionado con la actividad antiinflamatoria del CBD y de otros cannabinoides presentes como el THCV. 

 

-Propiedades relajantes: por lo que reduce los niveles de estrés, la ansiedad o a aquellas persona que se encuentra nerviosa por diferentes motivos. Algo que se notará más o menos, también, en función del tipo de genética de cannabis empleada.

 

-Reduce las náuseas: especialmente las provocadas por la quimioterapia en las personas con cáncer. A este respecto, diversos estudios han demostrado que el aceite de cannabis podría inhibir el crecimiento de las células cancerígenas, dato comprobado en modelos animales e in vitro. En los casos de embarazo, tal y como se puede leer en la web del Doctor Fernando Caudevilla, experto en cannabis medicinal, no es recomendable por los efectos secundarios que podría tener en el niño, como la pérdida de peso o afectar al desarrollo cognitivo del feto.

 

-Suprime los espasmos musculares: de ahí que sean muchas las personas que sufren epilepsia que deseen consumir cannabis medicinal para beneficiarse de sus efectos positivos.

 

-Propiedades neuroprotectoras: propiedades presentes en el THC y en el CBD del aceite de cannabis. Se ha podido demostrar en diferentes estudios han demostrado que el cannabis es positivo en los casos de personas con párkinson y alzheimer.

 

-Reduce los niveles de azúcar en sangre: por lo que se asocia a los enfermos con casos de diabetes. En este sentido, el doctor Caudevilla explica que:

 

“algunos estudios preliminares indican que los cannabinoides podrían tener efectos beneficiosos sobre el componente autoinmune de la diabetes tipo I, aunque este concepto no está del todo claro todavia. También existen ensayos clínicos en los que se ha probado la eficacia del Sativex (fármaco obtenido del extracto de planta de cannabis estandarizada, para administración sublingual) en el tratamiento de los síntomas de la neuropatía diabética, una de las complicaciones frecuentes y molestas de la diabetes de larga evolución”.

 

Todas estas propiedades que acabamos de mencionar pueden variar en función de la elaboración del aceite de Cannabis, es decir, de la concentración del extracto base, de la genética de cannabis empleada, y del tipo de disolvente utilizado para la extracción ya sea,  aceite de oliva o si se prepara aceite de Cannabis con alcohol. En este último caso los efectos son mucho más fuertes, puesto que el extracto queda mucho más concentrado, eliminando el alcohol casi totalmente. Y es que el alcohol extrae los principios del cannabis con gran eficiencia, y es eliminado con facilidad. Por tanto, ¡ojo si lo preparas con alcohol! A la hora de consumirlo deberás tomar menos gotas que si lo hubieras preparado con aceite.

 

Beneficios medicinales y efectos del aceite de cannabis

 

Se han dicho muchas cosas sobre los efectos del aceite de cannabis y los beneficios medicinales del mismo. Algunas de ellas son ciertas y han sido demostradas por la ciencia, otras están a la espera de ello, pero los pacientes que han consumido aceite de cannabis aseguran que a ellos les beneficia en aspectos concretos y otros, como ocurre en las aplicaciones de cualquier otro medicamento, son falsos mitos, tanto en lo que a los beneficios como a los inconvenientes del uso del aceite de cannabis medicinal se refiere.

 

Desde PevGrow queremos hablar sobre qué enfermedades o trastornos se pueden tratar con el aceite de Cannabis o aquellas sobre las que tiene efectos beneficiosos, como puede ser el caso de los dolores musculares, la migraña, la depresión o el asma, pero también los beneficios que tiene sobre trastornos como el autismo o enfermedades degenerativas como el Alzheimer, entre otras.

 

Por supuesto, con mencionar los beneficios que el aceite de cannabis puede tener sobre ciertas enfermedades graves no queremos decir que no haya que tomar lo que el médico nos prescriba, pero sí que consideramos que es un punto a tener muy en cuenta, especialmente si vemos que los resultados que se esperaban no llegan.

 

Claro está, si acudes al doctor a decirle a ver si puedes probar a combinar esa medicina con cannabis, lo más probable es que te diga que no, pero existen numerosos médicos de medicina general que, más tarde, se han especializado en medicina natural y otras terapias alternativas, que conocen bien los efectos de un tipo de medicina y otro y son los que mejor te pueden aconsejar en ese sentido.

 

Volviendo a las enfermedades más comunes que el aceite de cannabis puede curar o en las que puede mejorar el estado de salud de la persona de manera considerable, cabe mencionar las siguientes:

 

-Aceite de cannabis y alzheimer: más que curarla, (porque, lamentablemente, esta enfermedad aún no tiene cura), lo que este producto natural consigue es frenar los síntomas de esta enfermedad neuridegenerativa que afecta, normalmente, a personas mayores de 65 años.

 

 

Entre las propiedades que se asocian al cannabis y que benefician a las personas que sufren o que tienen posibilidades de sufrir Alzheimer cabe mencionar las siguientes: el cannabis es neuroprotector, reduce las inflamaciones y es antioxidante, además de estimular el tejido neuronal. En lo que a la prevención se refiere y aunque a muchos les pueda escandalizar, el investigador Gary Wenk cree que tanto adultos como jóvenes (de mediana edad, claro), podrían controlar la demencia dando “una calada de cannabis todos los días”, tal y como se recoge en la web SensiSeeds.

 

-Aceite de cannabis y cáncer: sobre este tema se ha hablado largo y tendido y se sabe que el aceite de cannabis ayuda a reducir las náuseas que produce la quimioterapia. Pero además de los vómitos, la quimioterapia también causa diarreas y el aceite de cannabis ayuda a controlarlas. Y si estos síntomas no son agradables, menos aún lo son los que producen la enfermedad o los medicamentos químicos que se dan para tratarla.

 

En el primer caso no podemos olvidarnos de dolores de cabeza o dolores musculares, así como el malestar general que sufren muchas de las personas que padecen esta enfermedad. En el segundo, uno de los efectos secundarios más conocidos suele ser la pérdida de apetito. Como hemos contado más de una vez en PevGrow, una de las virtudes del cannabis medicinal es la de abrir el apetito.

 

Llegados a este punto puede que te estés preguntando, ¿pero el aceite de cannabis se puede utilizar para todos los tipos de cáncer? Si bien nosotros no somos doctores y aún queda mucho por descubrir o porque la comunidad científica se ponga de acuerdo, lo cierto es que se han demostrado efectos positivos en personas que padecen los siguientes tipos de cáncer: cerebral, de pulmón, de la sangre, de mama, próstata, hígado, páncreas, piel, vejiga u ovarios, principalmente.

 

Cabe señalar que en los casos de personas con cáncer, este aceite no sólo se da a adultos, sino que también se ha suministrado a niños, por supuesto, en dosis aptas para ellos y con excelentes resultados, tal y como los propios niños y padres han podido comprobar. Si navegas un poco por la red, encontrarás diferentes documentales de fuentes fiables que hablan sobre ello.

 

 

-Aceite de cannabis y epilepsia: si bien no es una enfermedad muy común (en España la padecen 8 de cada 1000 personas), sí que es muy conocida y, de hecho, sólo en nuestro país, tal y como confirman desde VivirConEpilepsia.es, se diagnostican un total de 20.000 casos nuevos al año, por lo que nos puede tocar a cualquier.

 

Normalmente y al igual que ocurre con otras enfermedades, el tratamiento para este trastorno es el farmacológico, pero, una vez más, la naturaleza y, en concreto, el Cannabis consumido en forma de aceite, tiene muchos beneficios para prevenir y detener los brotes que sufren las personas que padecen epilepsia.

 

Con respecto a los beneficios que el aceite de cannabis tiene sobre la enfermedad de la epilepsia, cabe mencionar, principalmente, los efectos antiespasmódicos. De hecho, son diversas las investigaciones que así lo certifican, especialmente si hablamos de aquellos pacientes en los que la medicina tradicional no surte efecto (es decir, entre el 20 y 30% de los pacientes).

 

En este sentido, también nos gustaría mencionar que desde Fundación Dravet en España (una forma rara y debilitante de epilepsia), apoyan que se estudie más sobre los efectos beneficios que el cannabis podría tener sobre pacientes con epilepsia y, en concreto, sobre los niños con síndrome de Dravet.

 

Al otro lado del charco, en Estados Unidos, un grupo de científicos del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York han descubierto los efectos positivos que tiene el cannabis para estas personas y que la medicina tradicional no había conseguido paliar hasta el momento. Como ejemplo de superación, el portal Scientificamerican, habla de la niña de 8 años, Charlotte Figi, que ha conseguido reducir “drásticamente las convulsiones” que su enfermedad le provoca.

 

 

-Aceite de cannabis para dolores musculares: dolor de espalda, de hombros, de piernas…los dolores musculares pueden ser muy variados, pero todos tienen las mismas consecuencias: dejan a la persona que los sufre realmente cansada, además de mermar su estado anímico y, en ocasiones, no permitirle dormir, agravando así el dolor muscular, especialmente el de espalda.

 

Para todos estos casos, el cannabis, consumido en forma de aceite actúa como antiinflamatorio, reduciendo así el dolor de manera consideradable. Además, también actúa como analgésico natural, pero sin los efectos secundarios que los químicos pueden tener y, por supuesto, reduce el estrés que ocasionan estos dolores, permitiendo que la persona esté más relajada, descanse mejor y, además, mejorando su estado anímico. Si es tu caso y no lo has probado nunca…¿por qué no te animas y nos cuentas? Ya sabes, empieza despacito y vas probando día a día.

 

-Aceite de cannabis y párkinson: temblores, torpeza a la hora de caminar, así como bloqueos físicos o lentitud a la hora de realizar acciones físicas diarias son algunos de los síntomas principales del parkinson. Una enfermedad que, por lo general, afecta a aquellas personas de más de 65 años, pero también se dan casos en hombres y mujeres a partir de los 40 años (según la revista Muy Interesante, en el 2% de los enfermos diagnosticados).

 

Esta enfermedad neurodegenerativa, en la que el 85 % de los casos tiene como origen la genética, puede ser tratada con cannabis, según un estudio elaborado por un grupo de científicos de la Universidad de Sao Paulo (Brasil).

 

En dicho estudio se habla de cómo, gracias a los principios activos presentes como son el CBD y el THC induce a las personas afectadas por párkinson reducen los principales síntomas: temblores, disturbios del sueño, ansiedad o depresión, en este último caso, actuando como ansiolítico natural.

 

-Aceite de cannabis para el asma: esta enfermedad que afecta a las vías respiratorias bien podría ver reducidos sin principales síntomas de manera eficaz y natural gracias a los componentes del cannabidiol y de algunos terpenos, en concreto a las propiedades antiinflamatorias, broncodilatadoras y analgésicas que se le achacan al mismo. Por el momento no se sabe mucho más al respecto, pero sí que se sabe que el cannabis mejora la constricción bronquial. Por supuesto, en estos caso más que nunca, el cannabis ha de ser consumido por vía vaporizada, tal y como se hace con los extractos y tinturas de cannabis.

 

Además, gracias a este producto, completamente natural, se reducen también los efectos secundarios que tienen los tratamientos farmacológicos para el asma, como son la ansiedad o la hipertensión arterial.

 

-Aceite de cannabis para la depresión: como ya hemos mencionado hasta el momento, son numerosas las enfermedades que derivan en depresión, especialmente cuando el enfermo se ve muy afectado por la misma y no encuentra solución. Sin embargo, el aceite de cannabis mejora el estado anímico de la persona. En este sentido, cabe mencionar que hay tipos de cannabis medicinal que son más aptos que otros para tratar este tipo de problemas. Por supuesto y como en los casos anteriores, es muy importante controlar la dosis que se va a suministrar a la persona afectada o que vamos a tomar nosotros mismos, si se diera el caso.

 

-Aceite de cannabis para la fibromialgia: las personas que sufren fibromialgia pasan un largo calvario hasta que son diagnosticadas. Y es que los principales síntomas de esta enfermedad (dolores musculares y cansancio crónico) bien pueden asemejarse a problemas tan comunes como una mala alimentación, falta de sueño o malas posturas. Sin embargo, los dolores que sufren estas personas les anulan por completo, llegando a tener que dejar el trabajo y otras actividades cotidianas de su vida diaria, lo que provoca, en muchas ocasiones, que entren en un estado de depresión por falta de comprensión, hasta que son diagnosticados.

 

 

La doctora Mary-Ann Fitzcharles, profesora de medicina de la McGill University descubrió en un estudio sobre los beneficios del cannabis para las personas con fibromialgia que el 72% de las personas a las que habían sometido a tomar 1 gramo diario de cannabis, veían enormemente reducidos sus dolores. Unos datos excelentes teniendo en cuenta que los fármacos tradicionales sólo consiguen estos efectos, como máximo, en el 8% de la gente. Además, el cannabis es una alternativa mucho más barata y natural que los medicamentos tradicionales.

 

-Aceite de cannabis para el autismo: tras el éxito visto en pacientes con epilepsia y con la cantidad de casos de éxito que se conocen en el mundo sobre el aceite de cannabis con respecto al autismo, un grupo de investigadores de Israel decidió llevar a cabo un estudio para demostrar si, efectivamente, esos beneficios están fundamentados o no. Y es que entre algunas de las propiedades que se asocian al cannabis con respecto al autismo es que consigue descender, de manera drástica, la ansiedad que les hace volverse violentos contra la gente que les rodea y contra ellos mismos. Gracias al aceite de cannabis se calman, dando paso a ser personas más sociables.

 

-Aceite de cannabis para la migraña: si eres de los que sufre migrañas o conoces a alguien cercano que las padece, sabes bien que la sensación es horrible y dolorosa. Es como si te estuvieran taladrando la cabeza y esta te fuera a explotar. Ese dolor hace que la inmensa mayoría de las personas que tienen migrañas tengan, como consecuencias, náuseas. Así que para terminar tanto con el dolor, que no deja de ser una inflamación, así como con las náuseas y después de todo lo que te hemos contado hasta ahora, el aceite de cannabis actuará, por un lado, como analgésico natural y, por otro, como un remedio para detener las náuseas. En estos casos, vaporizar el aceite de cannabis también es una buena y rápida solución para terminar con ese horrible dolor de cabeza.

 

¿Cómo se usa el aceite de cannabis?

 

Además de su uso medicinal, tal y como te hemos comentado en el apartado anterior, el aceite de cannabis también tiene otros muchos usos, siendo un producto muy versátil. Entre otros, cabe mencionar los siguientes:

 

-Aceite de cannabis para cocinar: aunque es cierto que fumar la marihuana es la manera más habitual de consumirla, especialmente si es a modo recreativo, el cannabis también se emplea en la cocina y, en este caso, el aceite de cannabis es la mejor manera de hacerlo, porque facilita el empleo del mismo. Además, a aquellas personas que lo usan con fines medicinales no les tiene por qué gustar y consumirlo mezclado con comida es muy agradable. La gente lo usa para aliñar ensaladas o para hacer postres. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con las cantidades que se emplean, especialmente si es la primera vez o si se va a compartir. No todo el mundo tolera de la misma manera la marihuana.

 

-Aceite de cannabis para fumar: como decíamos antes, lo más habitual a la hora de consumir cannabis es fumarlo, aunque no si hablamos del aceite de esta planta. Gracias a artículos como una bubbler o pipa podrás inhalar el aceite de cannabis, con la ventaja de que ahorras en papel (no tendrás que enrollarte ningún porro para fumarlo), además de evitar el innecesario alquitrán u otros restos de materia vegetal, sin olvidar que al estar en aceite, el efecto es más potente que si lo fumamos en forma de porro.

 

-Aceite de cannabis para masajes: ya sea por dolores musculares causados por practicar deporte, por una mala postura o como consecuencia de una enfermedad y, por supuesto, también por placer, un masaje siempre es bienvenido. Si además, en él emplean aceite de cannabis el resultado será único. Y es que, como hemos mencionado en el apartado de propiedades medicinales del aceite de cannabis, este es antiinflamatorio y analgésico, por lo que el dolor se ve reducido a la mínima expresión. Pero es que, además, también nos ayuda a reducir el estrés y a conciliar el sueño, para encontrarnos mejor al día siguiente. ¿Se puede pedir más?

 

 

-Aceite de cannabis para la piel: y es que el aceite de cannabis, además de ser antioxidante, también es hidratante y contiene potasio y calcio, de manera que, por un lado, eliminará las impurezas de la piel, ayudándote a regenerarla, para después nutrirla e hidratarla.

 

Así las cosas, hoy en día no es extraño ver productos de cosmética natural que incluyan este aceite, pero nada mejor que hacerte tu limpieza diaria con este aceite, sin necesidad de añadir otros componentes. Entre otras cosas, el aceite de cannabis se recomienda para cerrar cicatrices, así como para tratar el acné sin dejar marcas.

 

-Aceite de Cannabis para mascotas: como lo lees. El aceite de cannabis también se emplea para perros. Pero, ¿de qué manera? Principalmente con un fin medicinal. Y es que cada vez es mayor el número de perros que es tratado de manera natural con el aceite de cannabis para aliviar síntomas provocados, por ejemplo, por la epilepsia. A este respecto aún no se conocen muchos datos. Lo que sí que se sabe es que en los perros el efecto es mucho más fuerte que para los humanos, por lo que las precauciones que debemos tomar si no queremos que nuestro perro sufra ninguna consecuencia han de ser tomadas muy en serio.

 

BIOGRAFIA DE RICK SIMPSON

 

Rick Simpson, un doctor canadiense que asegura que “curó” su cáncer (entre otras enfermedades que también curó con cannabis) con los extractos de la planta del cáñamo. Simpson afirma también que el cannabis puede curar o controlar otros problemas médicos graves. El cáncer de Simpson era de piel y él mismo extrajo el aceite del cannabis que luego se aplicó sobre su piel.

 

La idea le vino viendo un reportaje en la tele sobre cannabis medicinal, pensó que no perdía nada por probar en él los efectos de aquel producto, la marihuana, que la comunidad científica avalaba y sigue haciendo.

 

Dicho y hecho. Le pidió a un amigo que le dejara fumar un porro y comenzó a sentirse muy aliviado. Por eso, ni corto ni perezoso, acudió al médico que le estaba tratando para que le recetara marihuana, pero este se negó. El tiempo fue avanzando y su enfermedad agravando, por lo que, a pesar de la negativa del doctor, decidió probar los efectos que podría tener un concentrado de cannabinoides en forma de aceite. La respuesta: brutal.

 

Según ha explicado en más de una ocasión Simpson, los dolores que sufría se redujeron de manera considerable, podía volver a dormir y comenzó a recuperar el peso que había perdido en los últimos tiempos. Una especie de milagro, pero con una planta medicinal natural: el cannabis.

 

Los médicos, por cierto, no quisieron saber nada de esa curación a través del cannabis. Rick Simpson quiso ayudar a personas que, como él, hubieran tenido enfermedades de la piel y vio cómo esos pacientes también se iban curando, no sólo del melanoma sino también de otras afecciones.

 

Aunque poco después las cosas se complicaban para él, Simpson estuvo encarcelado porque las autoridades canadienses pensaban que estaba atentando contra la salud pública. En la actualidad se encuentra en Europa (después de pedir asilo político) y continúa con sus investigaciones sobre su famoso aceite.

 

Por supuesto, tiene también muchos detractores, entre ellos muchos miembros de la comunidad médica pero, en este punto, dejamos las opiniones a tu criterio. Sin duda, buceando en internet encontrarás muchos casos de enfermedades y cánceres cuyos pacientes aseguran que se han curado con cannabis y también verás detractores de este tipo de tratamientos.

 

La diferencia entre el aceite de Rick Simpson y el que nosotros comercializamos es que el suyo contiene niveles muy altos de THC y también de otros cannabinoides como el CBN y el CBG en cantidades bastante concentradas. Sin embargo, el aceite de CBD de nuestro catálogo contiene un nivel elevado de CBD, pero libre de THC, pero sólo una pequeña cantidad de THC, de ahí que no tenga efectos en el cerebro y su consumo y tenencia sea totalmente legal en Europa.

 

¿Quieres saber como elaborar el aceite de Rick Simpson?

 

Con 500 gramos de cogollos de marihuana perfectamente secados, se pueden producir aproximadamente 60 gramos de aceite de marihuana de Rick Simpson, esta cantidad es válida para un tratamiento de 90 días. El aceite puede ser vaporizado, ingerido, o aplicado directamente en la piel. Por lo que se refiere a la dosis, Rick Simpson aconseja 3 dosis al día del tamaño de un grano de arroz, después la dosis se duplica cada 4 días hasta llegar a 1 gramo por día (pasadas 5 semanas) que será la dosis que se ha de tomar hasta que se cure la enfermedad.

 

Una vez terminado el tratamiento, Rick aconseja seguir tomando el aceite a modo de prevención, pero ya en dosis más bajas (1 gramo al mes). Recalcamos desde PevGrow que este sistema de elaboración, así como su tratamiento, está traducido de la página de Rick Simpson y cada consumidor tiene la responsabilidad de creer o no en él.

Este video te indica los pasos para elaborar el aceite de Rick Simpson

 

Ahora que has visto el vídeo de Rick Simpson, yo te voy a proponer mi receta para hacer aceite de marihuana casero. Aunque la concentración y la cantidad de hierba empleada es más moderada que la del doctor canadiense, verás como puedes hacer tu propia medicina natural en un abrir y cerrar de ojos.

 

Material necesario para hacer aceite de cannabis alto en CBD

 

Ahora que ya conocemos los beneficios de consumir aceite de marihuana, vamos a pasar a su elaboración. Para ello necesitaremos:

 

Material necesario para hacer aceite

  • 500 ml de aceite de oliva (lo recomendable es utilizar aceite de oliva virgen)
  • Colador
  • Termómetro digital de contacto para líquidos
  • Cazo
  • Recipiente (a ser posible de cristal) que tenga tapa o que nos permita cerrar de manera hermética y que no contenga nada para no “contaminar” el aceite que elaboremos
  • 50 gramos de cogollos de cañamo (son varias las recomendables, entre otras: Purple Orange CBD o OG Kush CBD, pero puedes consultar nuestro listado de semillas medicinales)

 

Una vez tengas todo el material necesario, los pasos a seguir para elaborar el aceite de marihuana son los siguientes:

 

Debes tener en cuenta que en la planta los cannabinoides se encuentran en forma ácida, por lo tanto el CBD estará en forma de CBDA. El CBDA pasa a CBD mediante un proceso denominado “descarboxilación”, y que conseguirás calentando posteriormente el aceite obtenido respetando el tiempo y la temperatura adecuada.

 

Paso 1: Vierte 100 ml de agua en el cazo y ponlo a calentar. La función del agua es arrastrar los componentes más solubles en esta, facilitando el tránsito de CBDA a la fase aceitosa.

Pero el agua no la tires! Es rica en azúcares, clorofilas, aminoácidos…y también contiene la minima parte del CBDA que no has arrastrado con el aceite.

llenar el cazo y calentar

Paso 2: Tritura los cogollos de cannabis y añádelos al cazo con agua, junto con 500 ml de aceite de oliva virgen. Es importante tener en cuenta que la temperatura del agua no sobrepase los 70ºC.

triturar los cogollos de marihuana y añádirlos al cazo

Paso 3: durante una hora y con la ayuda de una espátula, remueve el contenido. Transcurrido este tiempo, apaga la fuente y déjalo enfriar.

durante 1 hora remover el contenido

Paso 4: para poder separar el aceite del agua, mete la mezcla en el frigo una vez esté frío y sácado cuando el aceite se solidifique. Cuando esto ocurra, sepáralo del agua y déjalo fuera hasta que vuelva a su estado liquido.

proceso para poder separar el aceite del agua

Paso 5: Pasa el aceite por un colador para que se retire todo el material restante, hasta que sólo quede el líquido.

 

pasar el aceite por un colador

 

Paso 6 (Descarboxilación casera del aceite de CBD): Vierte el aceite ya filtrado en un cazo limpio de acero inoxidable y calientalo a 120ºC durante 1 hora (el tiempo empieza a contar desde que el aceite ha alcanzado esta temperatura). Transcurrido ese tiempo apaga la fuente de calor y deja enfriar.

 

Ya tienes listo tu aceite de cannabis, para uso terapéutico con una base de Oliva virgen Extra!! A disfrutar!!

 

¿Dónde se vende o se consigue aceite de cannabis?

 

Lamento decirte que la venta del aceite de marihuana está prohibido en todos los países del mundo debido a su psicoactividad, si quieres disfrutarlo tendrás que hacerlo tu mismo o pedírle a algún amigo que te ayude.

 

Eso si, en nuestra web puedes adquirir Aceite de CBD con propiedades terapéuticas similares a las del Aceite de Marihuana pero sin ningún efecto psicoactivo, y Aceite de semillas de cañamo, un aderezo culinario muy valorado.

 

Productos que vendemos en nuestro growshop:

 

Aceite sublingual: para uso medicinal y que ha pasado por estrictos controles antes de haber sido puesto a la venta. Sin duda, la manera más fácil de hacerte con medicina natural eficaz para tratar todas las dolencias que antes hemos mencionado.

 

Aceite de cannabis elaborado con aceite de oliva: el formato más cómodo para utilizar el cáñamo en la cocina. Así podrás aliñar tus ensaladas o preparar otros platos dulces y salados con los que deleitar el paladar y otros sentidos.

 

Aceite de cannabis en cápsulas: al igual que el aceite sublingual, en este caso también se emplea para fines medicinales, porque hay gente que se lo toma mejor de esta manera.

 

Aceite de cannabis en crema: en este caso los fines pueden ser muy variados, aunque, principalmente son para terminar con dolores musculares o migrañas. En este mismo formato también existe una crema de sol así como un listado amplio de diferentes aromas para emplearlos a modo de cosmética.

 

Muchos también os preguntáis, ¿cuándo vale el aceite de cannabis? Todo depende del uso que se le quiera dar. El que tiene fines medicinales, por supuesto, es el más caro, pero también hay que tener en cuenta que la duración del bote en el que se vende es larga, puesto que no hay que excederse en su consumo. Después, los que se utilizan para masaje o para cocina están al alcance de todos los bolsillos.

 

3 tipos de aceite: Aceite de marihuana, de cañamo y de semillas de cañamo

 

Llegado a este punto cabe diferenciar 3 tipos de aceite: Aceite de marihuana, de cañamo y de semillas de cañamo

 

La diferencia entre el aceite de Rick Simpson o cualquier aceite de marihuana hecho con la hierba que coseches es que estos contienen niveles altos de THC además de otros cannabinoides como el CBN y el CBG en cantidades bastante concentradas.

 

Sin embargo, el aceite de CBD se obtiene de la extracción de las flores de plantas de cañamo, este aceite contiene diferentes cannabinoides y en particular una elevada concentración de CBD, la diferencia con el de marihuana es que este no contiene THC, de ahí que no tenga efectos en el cerebro y su tenencia y venta sea totalmente legal en Europa.

 

Es importante resaltar, que el aceite desarrollado a partir de los cogollos de cáñamo industrial es rico en su principio activo Cannabidiol (CBD), siendo este, uno de los cannabinoides más interesantes desde el punto de vista médico, proporcionando la mayoria de los efectos en los tratamientos a los cuales dicho aceite va indicado.

 

Por último el aceite de semillas de cañamo, se extrae de las semillas de cáñamo prensadas.

 

Una de las últimas investigaciones nos llega de muy cerca, concretamente, de la Universidad de Sevilla, donde un grupo de científicos de plantas medicinales ha descubierto que el aceite de semillas de cañamo es rico en ácidos grasos omega-3 y omega-6. Por esta razón, su correcto consumo es beneficioso para la salud cardiovascular y cerebral. “El aceite de semillas de la planta del cannabis posee unas buenas características organolépticas, que son especialmente notorias si lo consumimos sin calentarlo”, concluye dicha investigación, tal y como se recoge en la revista Muy Interesante.

 

Aceite de cannabis: ese gran aliado

 

Ahora que ya tienes una idea generalizada de lo que es el aceite de cannabis, sus usos, propiedades y beneficios probablemente estarás de acuerdo con nosotros en que este producto es uno de esos imprescindibles que, si confiamos en la medicina natural y en el poder de las plantas, debería estar siempre en nuestra casa, ¿no te parece?

 

Por Noelia Jiménez, Equipo de PevGrow

1 Comentario

  1. Mario 20 julio, 2017 at 13:52

    Muy fácil y sencillo lo que hay que hacer. Muchas gracias.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *