Carencia o exceso de nitrógeno en tu marihuana

Tiempo de lectura 8 minutos

 

Color de las hojas de marihuana cuando tienen carencia o exceso de nitrógeno
Color de las hojas de marihuana cuando tienen carencia o exceso de nitrógeno

 

Cuando se trata de un problema de nutrientes en tu cultivo de cannabis, puedes hacer más daño que bien si no identificas correctamente el problema. El nitrógeno es un componente crítico en el crecimiento adecuado y la función de la marihuana. Entender este macronutriente te permitirá cultivar cannabis de alta calidad y, al mismo tiempo, evitarte estrés si te encuentras con un problema de deficiencia o toxicidad.

 

 

✅ Entender el papel del nitrógeno en el cannabis

 

 

Estudiando las operaciones de cultivo cuando trabajaba con una agencia de consultoría, descubrí que el problema más común en los cultivos de marihuana tenía que ver con el nitrógeno. No puedo contar el número de veces que he visto marquesinas, hasta donde el ojo puede ver, con cultivos de un amarillo intenso. Este nutriente es responsable de una serie de funciones dentro de nuestro querido cultivo de marihuana. Veamos de qué es responsable el nitrógeno antes de enumerar los problemas comunes.

En primer lugar, el nitrógeno es un componente crucial en la producción de clorofila. A algunos de vosotros seguro que os suena este término de la clase de biología, así que espero que esto os sirva para refrescar la memoria. La clorofila es el pigmento responsable del color verde de la planta. Y lo que es más importante, funciona como un pigmento que absorbe la luz y que permite a las plantas fotosintetizar los rayos del sol para convertirlos en alimento.

Sin esta función, las plantas no existirían tal y como las conocemos hoy en día. Esta adaptación al medio ha sido clave y es lo que ha impulsado a las plantas en todo el mundo.

Otra función del nitrógeno es su papel en los aminoácidos. Los aminoácidos son los bloques de construcción de las proteínas y sin estas proteínas las plantas no sobrevivirían. Al igual que con nuestros propios cuerpos, en los que necesitamos que las proteínas funcionen correctamente, para las plantas no es diferente.

Todo el nitrógeno necesario se absorbe a través del sistema radicular o por pulverización foliar. La forma en que el nitrógeno es captado por la planta es o bien nitrato (NO3) o bien amonio (NH4). Estas dos formas son esenciales de recordar, pero aún más importante es entender la dosis.

 

Gráfico que muestra las propiedades que proporciona el nitrógeno: produce clorofila (da el color verde a la planta y permite la fotosíntesis), fabrica las proteínas que necesita la planta y se encarga de producir las hojas nuevas.
Gráfico que muestra las propiedades que proporciona el nitrógeno: produce clorofila (da el color verde a la planta y permite la fotosíntesis), fabrica las proteínas que necesita la planta y se encarga de producir las hojas nuevas.

 

 

Recuerda, el nitrógeno es el componente principal para que tu planta produzca nuevas hojas. Además del sistema radicular, el follaje del cannabis es crucial para la supervivencia de tu planta de marihuana. Las hojas son el motor, la luz es el combustible y la clorofila es la combustión. El nitrógeno permite que todos estos componentes críticos sucedan, por lo que es de suma importancia que te tomes el tiempo necesario para entender y respetar plenamente el papel del nitrógeno.

 

 

Comprar Amnesia Lemon Pev Semillas

Comprar E-liquids ARAE

🎯 Alimentar tu cannabis con nitrógeno

 

 

Si has cultivado hierba, entonces has visto todos los productos nutritivos de cannabis y su presentación de los macronutrientes N-P-K. N significa nitrógeno, los otros dos son fósforo y potasio, pero nos centraremos en los otros dos en otro momento.

A medida que tu planta de cannabis comienza a crecer y a absorber nutrientes, el suministro disponible de nitrógeno disminuye. Esto significa que necesitarás alimentar tu planta de marihuana con nitrógeno continuamente. Por supuesto, el tipo de nitrógeno con el que alimentas a tu planta dependerá del método de cultivo que estés utilizando.

Los usuarios que estéis cultivando a través de hidroponía deberéis utilizar una forma diferente de nitrógeno en comparación con un cultivador orgánico que tiene plantas que crecen en el suelo. Por este motivo, es vital comprar productos nutritivos que estén destinados al método concreto que estés utilizando para cultivar cannabis.

El método más sencillo es comprar nutrientes que se consideran “seguros”. Esto significa que comprar una botella de fertilizante vegetal que consiste en un N-P-K de 10-10-10-10 es generalmente un estándar seguro. La razón de esto es porque todas las cepas de marihuana tienen diferentes necesidades de nutrientes, y una proporción suave de 10-10-10 es la mejor para empezar.

El nitrógeno se absorbe rápidamente por la planta de marihuana y muy pronto notarás si has añadido muy poco o demasiado. Para que te sea más fácil, vamos a echar un vistazo a la identificación de problemas relacionados con el nitrógeno.

 

 

👾 Deficiencia de nitrógeno

 

 

La deficiencia de nitrógeno suele ser uno de los problemas más comunes a los que se enfrentan los cultivadores. De repente tu planta de marihuana se está volviendo amarilla. No entiendes por qué las hojas inferiores están empezando a marchitarse y a morir, pero sabes que es un problema. Antes de lanzar más nutrientes a la planta, párate e identifica el problema.

Es común que los cultivadores hagan más daño que beneficio cuando a ciegas empiezan a añadir cosas a su cultivo de cannabis sin antes identificar el problema en cuestión.

El mayor indicio de la deficiencia de nitrógeno es cuando las hojas inferiores comienzan a amarillear. La razón por la que esto ocurre es que la planta se ha quedado sin nitrógeno disponible para su absorción. Esto hace que las hojas más altas que están más cerca de la luz roben el nitrógeno de las hojas inferiores. Si no se hace nada, las hojas inferiores acabarán por caerse y el problema continuará recorriendo la planta de abajo hacia arriba hasta que ésta se canibalice en busca de nitrógeno.

Afortunadamente, las deficiencias de nitrógeno son extremadamente fáciles de tratar. Por lo general, solo necesitas aumentar la dosis de tu nutriente de forma equilibrada en un 10-15%. Es decir, que si has estado dando a tus plantas de cannabis 10 ml de 10-10-10 cada día, entonces deberías probar a darle 11-11.5 ml. Recuerda que siempre debes aumentar las dosis lentamente para asegurarte de no crear otro problema: la toxicidad.

Sabrás si tu planta se está recuperando si el amarilleamiento no continúa y las hojas comienzan a recuperar su saludable tono verde. El verde claro es siempre un primer aviso de que una deficiencia de nitrógeno está a punto de ocurrir.

El peor momento para que una deficiencia de nitrógeno ocurra es al principio de la etapa vegetativa, ya que es cuando la planta se centra en el crecimiento del follaje que ayudará una vez que comience la etapa de floración. Por otro lado, es al final de la floración cuando los cultivadores tienden a crear intencionadamente una deficiencia de nitrógeno para eliminar la clorofila de la planta.

Ahora que ya has identificado el problema y aumentado la dosis de nutrientes vegetales, debes esperar unos días para confirmar si tu planta se está recuperando. Recuerda, la paciencia es la mitad de la batalla cuando se trata de cultivar marihuana.

La única situación en la que querrás una deficiencia de nitrógeno

 

Hay, de hecho, un momento en el que realmente desearás una deficiencia de nitrógeno. La única vez que querrás esto como cultivador de marihuana es al final de la etapa de floración. Dependiendo de la variedad, querrás que tus hojas de cannabis se vuelvan amarillas alrededor de la semana 8-10 de floración.

Pero, ¿por qué?. Esta es una situación que es muy específica del cultivo de marihuana porque todo tiene que ver con el producto final. Seguramente ya lo has adivinado, tiene que ver con los brotes que finalmente fumaremos cuando acabe el proceso de secado y curado.

La clorofila, como sabes, es el pigmento necesario para absorber la luz. Cerca del final del proceso de floración vamos a tener que matar nuestras plantas para cosecharlas. El problema con la clorofila es que este pigmento contiene un olor similar al del heno o la hierba seca, que se saborea al ahumar el producto final.

 

Imagen graciosa que representa el mal olor de la clorofila.
Imagen graciosa que representa el mal olor de la clorofila.

 

La manera más fácil de deshacerse de este olor y sabor es lavando la mayor cantidad de clorofila posible. Los cultivadores generalmente comienzan a regar sus plantas solo con pequeñas cantidades de nutrientes para forzar una deficiencia de nitrógeno. Esto es muy visible cuando se miran fotos de cultivadores que cosechan sus plantas. Lo que podrás ver son grandes cogollos y la mayoría de las hojas de un color amarillo brillante.

Este no es un paso indispensable, porque también se puede eliminar el exceso de clorofila durante el proceso de secado. Todo lo que tendrás que hacer es dejar tus plantas en completa oscuridad durante unos días para acelerar la disipación de la clorofila de las hojas.

 

 

Comprar CBD-OIL ARAE

'Comprar Buce Banner Pev Semillas

⚠️ Toxicidad por nitrógeno

 

 

Lo opuesto de una deficiencia de nitrógeno es cuando detectamos toxicidad de nitrógeno. Esto suele ser tan común como la deficiencia del nitrógeno porque los nuevos cultivadores tienden a darle una sobredosis de nitrógeno a sus plantas. Es un hecho que los nuevos cultivadores matan a sus plantas de cannabis por exceso de cuidados.

Es común que los cultivadores causen toxicidad por nitrógeno incluso siguiendo la dosis recomendada que indica en su nutriente. La dosis recomendada ofrecida por las compañías de nutrientes es sólo una cantidad general, ya que algunas cepas necesitarán más o menos. Ninguna cepa se cultiva igual y esto significa que cada variedad que cultives requerirá dosis variables de nutrientes.

Cuando te encuentres con un problema de toxicidad por nitrógeno, verás un tono verde profundo en las hojas de tu planta de marihuana. La sombra profunda del verde puede empeorar e incluso adquirir un ligero tono azul oscuro en casos extremos. Este es un síntoma muy notorio y, por lo tanto, es fácil de identificar y arreglar antes de que ocurra un daño real a tu planta de marihuana.

Otro síntoma notable de la toxicidad del nitrógeno es la llamada “garra”. Los extremos de las hojas apuntarán hacia abajo, de forma similar al aspecto de una garra de pájaro. Este síntoma también se presenta cuando se riega demasiado las plantas de cannabis pero, si no es este el caso, entonces esta señal debería llevarte a pensar que estás ante un problema de toxicidad por nitrógeno.

Otro síntoma para añadir a la lista es también la quemadura de la punta de la hoja. Cuando se añade demasiado nitrógeno la planta intenta deshacerse de él a través de los extremos de las hojas. Esto hace que las puntas de las hojas parezcan necróticas y aparentemente quemadas.

 

Nitrógeno: exceso vs carencia
Nitrógeno: exceso vs carencia

 

Si se permite que la toxicidad del nitrógeno continúe, la planta suspenderá muchas de las funciones necesarias para mantener un crecimiento vigoroso. Nunca debes permitir que un problema de toxicidad se asiente en tus plantas porque esto causará un período de recuperación más prolongado.

La mejor manera de solucionar un problema de toxicidad por nitrógeno es disminuir la dosis de nutrientes. Es esencial reducir la dosis a la mitad y prestar mucha atención a la respuesta de tu planta. ¿La garra de la hoja se detiene? ¿Están recuperando las hojas su color normal? ¿La planta está floreciendo de nuevo? Estas son todas las cosas que debes tener en cuenta para asegurarte de que tu estrategia para tratar la toxicidad por nitrógeno está funcionando.

Debes recordar que es peligroso dejar de dar nutrientes bruscamente cuando detectes un problema de toxicidad por nitrógeno, porque la planta todavía está absorbiendo los otros nutrientes necesarios. Si dejas de dar nutrientes puedes encontrarte en la situación exactamente opuesta: ¡una deficiencia de nitrógeno!.

Los pequeños detalles son vitales para no crear un problema mayor. Agregar o disminuir nutrientes llevará algunos días para que los resultados sean visibles.

 

 

🔥 El papel del pH y del nitrógeno

 

 

Como todos sabemos, hay una serie de problemas que pueden salir mal mientras cultivamos marihuana. Un factor importante que complica la toxicidad o deficiencia de nitrógeno es cuando además va acompañado de problemas de pH.

Dependiendo del medio en el que cultivemos, el pH juega un papel vital en la salud de nuestras plantas. Esto es extremadamente evidente cuando se cultiva en sistemas hidropónicos o aeropónicos. Estos sistemas no tienen el amortiguador natural que se encuentra en las plantas cultivadas en el suelo. El cannabis cultivado en sistemas sin suelo depende de sus cultivadores para fijar el pH a un nivel correcto que permita a las plantas absorber los nutrientes de manera eficaz.

Si no ajustas el pH a un nivel correcto (generalmente 5-6pH), agravarás sus problemas y verás como las deficiencias o toxicidades comienzan a acumularse. La zona radicular no está cómoda con un pH incorrecto y lo mostrará dejando de absorber nitrógeno, creando así una deficiencia de éste.

 

 

📖 Conclusión

 

 

Estos son solo algunos ejemplos de las complejidades del cultivo de marihuana.

La mayoría de los aspectos de la planta de cannabis están interconectados, lo que conduce a un problema que afecta a otra parte de la planta.

Para que las plantas de marihuana se desarrollen sin problemas, tanto el pH como la dosis de nutrientes deben ser controlados continuamente.

 

 

[Total: 61   Promedio: 2.7/5]
Alan Martínez Benito
Alan Martínez Benito
CEO de Pev Grow, experto cultivador con más de 20 años de experiencia.
En lucha constante por la regulación del cannabis, principalmente en el ámbito medicinal.
Ver más artículos

Deja un comentario