Cómo hacer hachís de Marruecos casero

0 513
[Total:11    Promedio:4.5/5]

 

Cómo hacer hachís de Marruecos casero

Cómo hacer hachís de Marruecos casero

 

Son muchas las maneras que la planta de marihuana tiene de consumirse y el hachís es una de ellas. Hoy hablamos de los principales métodos de extracción de resina de la planta de marihuana para hacer hachís casero, así como de los utensilios que vas a necesitar para ello.

 

Introducción

 

¡Qué mala prensa ha tenido siempre el hachís, verdad! Lo cierto es que me encantaría coger a un grupo de gente dispar por la calle, digamos que una muestra de unas 100 personas, por ejemplo, y lanzarles la siguientes pregunta: “¿sabrías decirme qué es el hachís?” Estoy convencida de que, sin importar edad ni sexo, muchos de ellos no sabrían darme una respuesta certera, más allá de que se trata de una droga. Y es cierto, el hachís está dentro del listado de drogas, pero siempre viene bien saber realmente de qué se trata.

 

Así las cosas, hoy, me gustaría dedicarle un espacio en blog a este producto cuyo origen más conocido es Marruecos, así como las diferentes técnicas de elaborarlo de manera casera, los utensilios que vas a necesitar para ello y, por supuesto, la historia, del mismo y los efectos que tiene su consumo.

 

Pero como siempre y si has leído alguno de mis textos, me gusta empezar la casa por los cimientos y no por el tejado, así que, si te parece bien, me encantará que me acompañes en un recorrido previo donde me gustaría hablarte de todo lo que necesitas saber antes de meterte de lleno a hacer hachís casero.

 

Todo lo que necesitas saber antes de hacer hachís casero

 

Como ya he dicho, estoy más que convencida que son muchas las personas que no saben exactamente qué es el hachís. Probablemente no sea tu caso, porque sino no estarías aquí, pero nunca está de más refrescar nuestros conocimientos y, por eso, comenzaré por algo tan sencillo como definir qué es el hachís.

 

Elaborado a base de resinas comprimidas de la planta de marihuana, el hachís se obtiene mediante la extracción física o manual, como decíamos, de la planta de marihuana, fundamentalmente de flores y hojas de plantas femeninas.

 

El sabor, aroma y características del mismo tendrán mucho que ver con la variedad de marihuana femenina que utilicemos, pero, los principales efectos que causa el hachís en la persona que lo consume son: efecto relajante, ya que en su composición hay una mayor concentración de CBN (cannabinol) que le da un mayor efecto sedante. Este mayor contenido en CBN proviene de la oxidación al aire y a la luz del THC que ocurre durante la preparación del “Hachís”.

 

La concentración final de THC en el Hash dependerá de la variedad de cannabis empleada.

 

El resto de efectos psicotrópicos y medinales son los mismos que se atribuyen al cannabis como pueden ser distorsión del tiempo y del espacio, aportando también cierto grado de adicción psicológica por el ritual social que supone fumar Hash.

 

Otros efectos secundarios que dependen de la potencia en THC del Hash son: falta de coordinación, incapacidad para aprender, paranoia, daño pulmonar o vivir episodios psicóticos, que aunque pueden corresponder a una sobredosis, son transitorios, leves o moderados y muy variables, ya que dependen mucho no solo de la dosis administrada, sino de la capacidad de metabolismo que tengas en su consumo. Su dosis siempre tiene que ser individualizada y adaptada minuciosamente al consumo de cada uno, y para cada lote de Hash preparado.

 

Por supuesto, jamás deberás conducir después de haber consumido hachís, ni se recomienda mezclarlo con alcohol, por la multiplicación de efectos negativos que esto podría tener. Pero estoy segura de que, en este sentido, no te estoy contando nada nuevo.

 

Infografia sobre el hachís

 

Infografia sobre el hachís

Infografia sobre el hachís

 

Comparte esta infografía en tu sitio web

  1. <a href="https://pevgrow.com/blog/como-hacer-hachis-de-marruecos-casero/" target="_blank" rel="noopener"><img src="https://pevgrow.com/blog/wp-content/uploads/2017/07/infografia-hachis.jpg" alt="Infografia sobre el hachís" width="625" border="0" /></a>

Diferencias entre el cannabis y el hachís

 

Pero, si el hachís es la extracción de resina de la planta de marihuana y los efectos son similares, ¿qué diferencias hay entre el cannabis y el hachís?

 

Además de las mencionadas, está claro que lo primero que llama la atención es la diferencia de color. Mientras que el cannabis será verde, como lo son los cogollos con los que se elabora, el hachís es marrón oscuro, diferenciando tonalidades según las condiciones de elaboración. Además, su aspecto también es completamente distinto: mientras que el cannabis es hierba, el hachís suele elaborarse o comercializarse en forma de bolitas o pequeños ladrillos, de aspecto bastante feo, pegajosos y arcillosos. Nada que ver, entonces, con el cannabis en este sentido.

 

hachis v.s marihuana

hachis v.s marihuana Foto: Gea Seeds

 

Por otro lado, una diferencia significativa, y por la que hay personas que se decantan más por un producto que por otro, es el efecto que ambos producen. Y es que el efecto del hachís NO siempre es más potente que el de la marihuana, ya que en numerosas ocasiones los niveles de THC son relativamente bajos. De hecho, hoy en dia, encontramos analiticas de plantas de marihuana con valores en THC que superan a muchos preparados de Hash.

 

Esto es debido a que en muchas ocasiones los cultivadores no prestan atención a la selección de plantas de marihuana para la producción de hash, incluyendo en el proceso de elaboración plantas fecundadas, hermafroditas, machos, plántulas etc…

 

No obstante, que aunque cabe destacar que el Hash Marroquí es uno de los más concentrados en THC, la mayoria de veces no supera los contenidos de THC encontrados en nuestras plantas de marihuana y además, destaca por sus altas concentraciones de CBD y CBN, de ahí sus efectos sedantes en su mayor parte.

 

La clave está en el CBN. El CBN se incluye junto con el THC en los cálculos del índice de psicoactividad y casi siempre encontramos más CBN en el Hash.

 

A la hora de saber si el cannabis o el hachís son de calidad, también hay diferencias. En el caso del primero es más sencillo verlo a primera vista, porque si sabes identificarlos correctamente, no es necesario que quemes la hierba. Sin embargo, en el caso del hachís sí que deberás hacerlo: El efecto de la primera calada. En unos segundos puedes conocer su potencia. Otra forma de conocer su pureza es mediante un análisis de cannabinoides de tipo semicualitativo en placas de cromatografia.

 

Precisamente, a la hora de quemarlo es cuando verás otra de las distinciones entre cannabis y hachís: el aroma. En el caso del primero es más floral, sin embargo, el hachís es más intenso y huele a almizcle. Esto es debido a que durante el preparado del hash muchos de los terpenos del cannabis se pierden, fundamentalmente los monoterpenos, que al ser más “ligeros” tienden a evaporarse antes en el ambiente. Los monoterpenos son los responsables del aroma cítrico y agridulce del cannabis.

 

En este sentido y teniendo en cuenta todo el trabajo que se ha hecho durante los últimos años para evitar fraudes mediante cultivos ilegales, lo cierto es que Europa goza de una más que buena fama en lo que a calidad del hachís se refiere, a pesar de que la fama la sigue teniendo Marruecos, principal productor y exportador de este producto natural.

 

Qué son los tricomas

 

Haciendo un alto en el camino, antes he hablado de los tricomas. ¿Sabes qué son? Si no es así esto te interesa, porque es una de las partes esenciales del cannabis. Y es que para hacer una extracción de resina en seco lo mejor posible es esencial conocer los diferentes tipos de tricomas que existen en las plantas de cannabis. Los tricomas son unas formaciones semejantes a pelos glandulares que sobresalen de la superficie de hojas y cálices.

 

Glándulas resinosas del cannabis, llamadas tricomas

Glándulas resinosas del cannabis, llamadas tricomas

 

Los tricomas se dividen en 2 categorías si atendemos a su naturaleza secretora de cannabinoides:

 

  • Tricoma de cabeza globular (“Stalked”): son los que más abundan y se desarrollan durante la floración. Son los que mayor cantidad de cannabinoides y terpenos producen, por lo que son los ideales para hacer hachís.
  • Bulboso o sésil: Estos son más abundantes en las hojas pequeñas unidas a los cogollos. También se desarrollan durante la floración, son más pequeños que los anteriores pero proporcionan resina de gran calidad.

 

Por tanto, para producir el mejor Hash, puedes tener en cuenta únicamente cogollos y hojas ricos en tricomas del tipo sésil y stalked.

 

Este tipo de tricomas así como su madurez lo podrás ver tú mismo con lupas-microscopio de 25 a 50 aumentos, que podrás encontrar también en nuestro apartado de parafernalia de PEV Grow online.

 

Microscopio Lumagny

Microscopio Lumagny

 

Ahora ya conoces las principales diferencias entre el hachís y la marihuana. Avancemos entonces. ¿Sabes cuál es el hachís más famoso? Efectivamente, el de Marruecos, así que, brevemente, veremos un poco de su historia y de por qué se ha hecho más que conocido.

 

Historia del Hachís de Marruecos

 

Como ya sabes, el hachís más conocido es el de Marruecos. De hecho y a pesar de que se desconoce su verdadero origen, los historiados en la materia coinciden en que pudo llegar durante las conquistas musulmanas, lo que nos sitúa entre los siglos XV y XVII, pero pasarían muchos siglos hasta que la comercialización del mismo se da a conocer de manera masiva en todo el mundo, allá por los años 60-70, la época dorada de los hippies.

 

Una de las curiosidades de este producto es que, en un inicio, su cultivo se realizaba en jardines y plantaciones particulares. Hoy en día esto sería algo impensable teniendo en cuenta lo estricta que es la ley marroquí en este sentido, aunque sabemos que en la práctica sabemos que hay pueblos enteros que viven del cultivo de cannabis y elaboración de Hachís.

 

El hashish, como así lo llaman en este territorio, se suele consumir con tabaco negro, enrollado en forma de porro o en pipa. Sin embargo, en la zona de Rif, consumir Hashish forma parte de algunos rituales típicos. De hecho, hasta los años 50, esta región gozó de privilegios a la hora de cultivar y consumir este producto, algo que no tenían otras zonas de Marruecos. Hoy en día, se estima que en esta parte del país, miles de personas viven del cultivo de hachís. Una zona ideal para su producción, dadas las altas temperaturas que se dan en el mismo que, si bien terminar con otro tipo de cultivos, benefician sobremanera a la planta de cannabis de la que se extrae su resina.

 

Hachis de Marruecos

Hachis de Marruecos – Foto Flickr

 

Cómo hacer #hachís casero al estilo de Marruecos Clic para tuitear

 

Cómo hacer hachís casero al estilo de Marruecos

 

Aunque hay muchos métodos para elaborar hachís, se podría decir que se dividen, principalmente, en dos: extracción de resina en seco y en hielo, siendo la primera, la metodología más habitual. Pero como el hashish de Marruecos se sigue considerando uno de los mejores del mundo, hoy queremos dedicarle un apartado especial a la elaboración de este producto de manera casera y al estilo de dicho país (aunque también se realiza así en países como Líbano o Afganistán), es decir, mediante tamizado o apaleado.

 

Es un método muy sencillo, pero que requiere de cierta experiencia si queremos lograr los mejores resultados. En Marruecos, la elaboración requiere de los siguientes pasos:

 

1- Coger un cubo o balde grande y colocar una malla fina para cribar la materia vegetal.

 

Colocar una malla fina en el cubo

Colocar una malla fina en el cubo

 

2- Se ponen sobre esa malla los cogollos seleccionados y se tapa con un plástico.

 

Depositar los cogollos sobre esa malla

Depositar los cogollos sobre esa malla

 

3- Se cogen dos varas y se apalea hasta conseguir extraer la resina con la que se elaborará el hachís.

 

Coge dos varas y apalea hasta extraer la resina

Coge dos varas y apalea hasta extraer la resina

 

En este punto se debe tener en cuenta el tamaño de malla que se emplea, ya que se debe de procurar evitar que la materia vegetal no se rompa en pequeños cachitos y se mezcle con la resina, restando calidad al producto final.

 

En el caso de que te guste guardar los cogollos y recoger los restos de resina que libera, en PEVGrow disponemos del tamiz 00box, que te ayudará a conservar y tamizar la resina de los cogollos de marihuana sin alterar ni su sabor ni su olor, sin desperdiciar ningún componente valioso de la planta.

 

caja 00box

La caja 00box, te ayudará a conservar y tamizar la resina de los cogollos de marihuana

 

Una de las ventajas de esta caja es que la malla del tapiz es de 136 micras, una medida más que ideal, ya que te ayudará a evitar que la materia vegetal se mezcle con la resina, la cual, por cierto, está siempre disponible en el cajón de la mencionada caja. Y es que uno de los aspectos que tienes que tener en cuenta cuando elijas el tamiz es, precisamente, la medida de la malla: cuanto más pequeña sea esta, menos posibilidades de que pase la materia vegetal tendrá y mayor será la calidad del producto final.

 

Llegados a este punto y en lo que a la elección de la materia prima se refiere, te recomiendo que emplees cogollos de la parte superior de la planta, porque son los que mayor cantidad de tricomas tienen. De esta manera, el producto final será más potente y de mayor calidad.

 

Además, otra de las recomendaciones que dan los expertos a la hora de manejar los cogollos es que, antes de tamizarlos, se congelen. Aseguran que, de esta manera, se facilita el desprendimiento de los tricomas, que es lo que de verdad nos interesa.
La resina se puede, o bien fumar directamente en un bong o prensar.

La resina se puede, o bien fumar directamente en un bong o prensar.

 

Una vez hayamos hecho el último paso, ya tendremos la resina y la podemos, o bien fumar directamente en un bong o prensar. Si te decantas por la primera opción y como algo novedoso, desde PEVGrow te proponemos el vaporizador Vriptech, ideal tanto para vaporizar hierba como resina, mediante el uso de un blubber o bong de borosilicato.

 

El vaporizador Vriptech, Es ideal para vaporizar tus hierbas y resinas

El vaporizador Vriptech, Es ideal para vaporizar tus hierbas y resinas

 

En caso de que desees prensar la resina obtenida y realizar tus propias piedras, te proponemos una prensa polen pequeño, como una herramienta muy asequible para cualquier bolsillo (son apenas 10 euros).

 

Prensa Polen pequeña

Prensa Polen pequeña, Ideal para prensar el polen después de su extracción.

 

Y si lo que buscas es un kit completo, que te lo puedas llevar donde quieras y por un precio inferior a 30 euros, Cannaflex Simple Siever contiene: un tamiz de 150 micras de 560mm de diámetro, espátula para recoger y un pequeño tamiz de 25 micras para prensar nuestro hachís casero.

 

Cannaflex Simple Siever

Cannaflex Simple Siever es el más sencillo método de extracción de resina en seco

 

Si eres de los que dispones de más capital para lograr un excelente hachís casero, te recomendamos el rey de los reyes en lo que a la extracción de resina en seco se refiere y que también está basado en el método tradicional de elaboración de hachís de Marruecos: el Pollinator Extractor de Resina P 150/ P 500. Este moderno aparato te facilita la elaboración de tu resina, ya que contiene un motor eléctrico que hará el trabajo por ti.

 

Pollinator Extractor de Resina P 150/ P 500

Pollinator Extractor de Resina P 150/ P 500

 

Los pasos a seguir son los mismos que en el caso anterior: mojamos y congelamos los cogollos y después los introducimos en el Pollinator. Se cierra la tapa y se pone en marcha el motor y, llegados a este punto, ya dependen de ti los resultados. Si lo dejas menos tiempo, tendrás más cantidad de resina, pero la calidad será menor que si lo dejas más tiempo. ¿Lo mejor? Que en media hora, más o menos, tendrás toda la resina extraída.

 

Otros métodos tradicionales de extracción de resina

 

Pakistán, India o el Himalaya son otros de los puntos del planeta donde el hachís goza de muy buena fama. Es precisamente en estos lugares donde la manera artesanal de elaborar las bolas de hachís o las charas se elaboran de la siguiente manera:

 

  • Antes de cortar los cogollos, cuando la flor está en plena floración (y los tricomas en su puntos), se pasan las manos por los cogollos para que la resina de los mismos se quede pegada.
  • Cuando tengamos la cantidad suficiente, la retiraremos con cuidado, de manera que no nos llevemos restos vegetales.

 

La parte buena de este método es que la calidad del producto, si se realiza bien, es realmente buena y pura, con un color negro que llama la atención. Aunque debemos decirte también que no es nuestro método favorito por el bajo rendimiento que acarrea.

 

Consejos para conservar el hachís casero

 

Ahora que ya sabemos cómo elaborarlo y las herramientas que necesitamos para elaborarlalo al más puro estilo de Marruecos, sólo nos queda saber cómo conservarlo para consumirlo cuando nos apetezca. En este sentido, son varios los aspectos que hay que tener en cuenta:

 

  • Hay que protegerlo del aire, la luz, la humedad y el calor para que se conserven todas sus propiedades y evitar, por ejemplo, la aparición de moho u hongos o que se nos oxide.
  • El hachís en polvo se estropea antes que el prensado.
  • Se recomienda guardarlo en recipientes de cierre hermético, aunque tengamos pensado consumirlo en pocos días.
  • Apuntar la fecha del envasado y la variedad que se ha utilizado, de manera que lo tengamos en cuenta, tanto para bien como para mal, de cara a las próximas extracciones que realicemos.

 

Slick Ball de Oil Slick

Slick Ball de Oil Slick es un contenedor pequeño de silicona en forma de pelota y con cierre hermético. Ideal para guardar nuestras extracciones de resina más pegajosas

 

Conclusión

 

¿Qué te ha parecido este recorrido por la elaboración del hachís casero? Recuerda que son tres pasos muy sencillos: elegir los cogollos centrales, ya que son los que mayor cantidad de tricomas tienen, mojarlos y congelarlos, utilizamos posteriormente el tamíz con una malla de micras pequeñas (entre 135 y 150 es lo ideal) y removemos hasta conseguir extraer toda la resina.

 

Para conservarlo, mételo en un recipiente de cierre hermético, que lo aísle del calor, las humedades, el aire o la luz, ya que este tipo de condiciones climáticas deterioran el estado de la resina, así como su aroma y sabor.

 

Si te ha gustado este post, me encantaría que lo compartieras en redes sociales, además de que aportes tu granito de arena y nos cuentes tu experiencia a la hora de elaborar hachís, si tienes algún método o truco que quieras compartir o una mala experiencia que los demás no debemos realizar.

¡Gracias por tu ayuda!

 

Por Noelia Jiménez, Equipo de PevGrow

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *